lunes

Los ultimos enemigos de Pablo Escobar: El Bloque de Busqueda


Entre 1992 y 1993 el Bloque de Búsqueda (Policía Nacional y Ejército), el Delta Force de los Estados Unidos y los Pepes (“perseguidos por Pablo Escobar”, antiguos socios de Escobar, en ese momento convertidos en sus enemigos como resultado del asesinato de los hermanos Moncada y Galeano en La Catedral) actuaron mancomunadamente con el propósito de dar de baja a Escobar. Quienes comandaban los pepes eran Carlos Castaño y Diego Fernando Murillo (“Don Berna”, antiguo guardaespaldas de Fernando Galeano, socio de Escobar) y fueron ellos los responsables de aplicar las tácticas paramilitares en la cacería de Escobar.



Delta Force, a través de procedimientos de inteligencia electrónica, conseguía información que transmitía al Bloque de Búsqueda y este, a su vez, la transmitía a los Pepes. Valiéndose de esa información, los Pepes ejecutaron extrajudicialmente a decenas de colaboradores y auxiliadores de Escobar. El método fue el mismo que habían perfeccionado anteriormente frente a la guerrilla en regiones como el Magdalena Medio, Urabá y los Llanos Orientales y, sin duda, resultó efectivo para aislar a Escobar, facilitar su ubicación y darlo de baja.



Las relaciones entre Delta Force y los Pepes dieron origen a investigaciones en los Estados Unidos que finalmente no condujeron a nada. Los miembros del grupo fueron distribuidos en diferentes unidades militares y el asunto se silenció. Sin embargo, como señal de reconocimiento, en 1993 los Estados Unidos le otorgaron a Carlos Castaño una visa para visitar ese país, la cual utilizó para llevar de paseo a su familia a Disney. Posteriormente, Diego Murillo recibió también una visa, la cual empleó en 1993 para viajar a Los Angeles.